Contrabandistas y coleccionistas privados

D. Enzetti 15.07.2013  Tiempo Argentino | Eduardo Garbino, abogado de la asociación de amigos del museo ambato

«Esta causa pone la lupa sobre contrabandistas y coleccionistas privados»

 Para el representante de la entidad cordobesa, «esto recién empieza» y habrá más derivaciones. Definió a Goretti como un «genocida cultural».  Eduardo Garbino es abogado de la Asociación de Amigos del Museo Ambato y a mediados de la semana pasada se entrevistó con la presidenta Cristina Fernández. En ese encuentro, le entregó a la mandataria documentación sobre el robo de piezas precolombinas del Ambato, donde el principal sospechoso es el ex asesor macrista Matteo Goretti. Tras la reunión con la jefa de Estado, el abogado habló con Tiempo Argentino.

 Eduardo Garbino es abogado de la Asociación de Amigos del Museo Ambato y a mediados de la semana pasada se entrevistó con la presidenta Cristina Fernández. En ese encuentro, le entregó a la mandataria documentación sobre el robo de piezas precolombinas del Ambato, donde el principal sospechoso es el ex asesor macrista Matteo Goretti. Tras la reunión con la jefa de Estado, el abogado habló con Tiempo Argentino.

–El juez Ricardo Bustos Fierro fue acusado de dormir la investigación para que prescribiera, pero la causa dio un vuelco en los últimos días. ¿Qué pasó?
–Se combinó una actitud no muy dinámica del juez con una defensa diestra de los abogados de Goretti. No olvidemos que uno de ellos es nada menos que Jorge Anzorreguy. Son especialistas en chicanas, y el Código Procesal de la Nación permite estas cosas. Goretti acaba de ser procesado y llamado a juicio oral y los defensores apelaron ese procesamiento. Más allá de eso, lo importante es que la decisión de procesarlo interrumpió el reloj que venía corriendo para llegar a la prescripción definitiva de la causa. En estos días el tema se transparentó a partir de la nota en Tiempo Argentino, y de una gran repercusión marcada por el apoyo de la presidenta a nuestra querella.
–¿Qué es lo que está en juego en este expediente?
–Esta causa tiene que ver con la defensa del patrimonio cultural, y por los intereses que toca, pone la lupa en contrabandistas y coleccionistas privados muy vinculados al poder. Un dato interesante es que del expediente de Goretti surgieron otras tres investigaciones colaterales en las que están comprometidos funcionarios de la provincia  de Córdoba.
–¿Qué otros datos surgen sobre el robo y el tráfico?
–Las 58 piezas encontradas en el domicilio de Goretti representan sólo el 10% de los objetos saqueados del museo. No sabemos dónde está el resto. Por eso decimos que esto recién empieza. En 2004, cuando nos dimos cuenta de que el patrimonio del Museo Ambato peligraba, presentamos un amparo para que la justicia nacional interviniera y defendiera las piezas. Existía el robo hormiga y algo había que hacer para cortarlo. El juez del amparo nombró como depositario de esos bienes al intendente de La Falda, donde se encuentra el museo, y fue designado un perito encargado de inventariar las piezas. Ese perito fue nombrado por el titular del Juzgado Federal Nº2 cordobés, Alejandro Sánchez Freytes, a comienzos de abril del 2008. El saqueo se produjo el 28 de ese mes. Las cosas no son casuales.
–Goretti integró durante mucho tiempo la Fundación Pensar, usina del PRO. Es un reconocido asesor macrista. ¿Cuál fue y es la actitud de Mauricio Macri frente al tema?
–Antes dejame decir que lo de Goretti es mucho más que lo conocido. Cuando Interpol descubrió una cantidad de piezas en un primer allanamiento en su domicilio, muchas no estaban en una segunda visita. Es decir: se agrava la calificación del delito, porque si no estaban, la cuestión se transforma en tráfico. A Goretti lo definiría como un genocida cultural. El jefe de Gabinete macrista, Horacio Rodríguez Larreta, se excusó diciendo que ya no pertenecía a la Fundación Pensar. Pero hay que recordar que Goretti fue contratado recientemente como “especialista» para la refacción del Teatro Colón. «