Presentaron un amparo para proteger las cuevas de Ablomé

19.00 La acción fue interpuesta contra un ciudadano norteamericano propietario de la finca en la que se encuentran las pinturas rupestres que desde hace tiempo registran signos de daños provocados por actos vandálicos.

El procurador general de Salta, Pablo López Viñals, presentó una acción de amparo a favor de la conservación y protección de los sitios arqueológicos en Quebrada de Ablomé, un área ubicada en la costa del dique Cabra Corral, en el departamento de Guachipas. 
La presentación, que incluye un medida cautelar, fue realizada ante el juez de instrucción formal de 5ta. nominación Pablo Arancibia, quien ahora deberá evaluar la petición del procurador y resolver medidas al respecto. 
El objeto del planteo apunta a ‘‘interrumpir el proceso de degradación y prevenir el menoscabo de los sitios arqueológicos’’, indicó un vocero de la Procuración. 
 La acción de amparo fue interpuesta contra un ciudadano norteamericano que es propietario de la finca en la que se encuentran las cuevas de Ablomé, que poseen una serie de pinturas rupestres que desde hace tiempo registran signos de daños provocados por actos vandálicos.
 López Viñals solicitó al juez que disponga las medidas del caso para que el dueño de la finca se abstenga de ‘‘realizar cualquier acto que pudiera afectar la incolumidad de dichos sitios’’.
 Asimismo, pidió que el propietario tolere ‘‘las medidas de ingreso y permanencia en los yacimientos arqueológicos de los funcionaros públicos técnicos y de seguridad, dentro del espacio inmediato y adyacente y con la modalidad que el juez disponga para su estudio, conservación y custodia’’.
 El Museo de Antropología y la Agencia de Áreas Protegidas fueron convocados como terceros al proceso, para trabajar en la supervisión de los trabajos de conservación y custodia del sitio arqueológico.
 Además, el pedido incluye que se lleven a cabo ‘‘toda las actividades necesarias y conducentes para que -por sí o por medio de autoridades competentes- se logre una efectiva protección del patrimonio cultural’’.
 El procurador pidió la inmediata aplicación de una medida ’’cautelar de no innovar’’ que restrinja provisionalmente toda ’’actividad que pueda causar daños, especialmente el ingreso y el turismo incontrolado y el movimiento de tierras, hasta tanto se resuelva e fondo de la cuestión’’.
 La medida alude a ‘‘una zona de 157 hectáreas que contiene, rodea y protege los sitios arqueológicos, conforme fueron detallados por un equipo técnico que los estudió recientemente’’, y pide que se proceda ‘‘a la anotación de la medida en el catastro del inmueble donde se ubica’’ ese patrimonio cultural salteño.
 En el caso se dio intervención a la fiscal correccional 3 de Salta, Luján Sodero, quien inició investigaciones para determinar si hubo daños o sustracciones en las cuevas y si eso ocurrió identificar a los responsables. (Télam).

El patrimonio arqueológico de la finca Ablomé, bajo protección judicial